La piel de tu bebé

Vulnerable por naturaleza:La piel del bebé
  • no funciona de la misma manera que la de un adulto

¡SOS La piel del pompis de está irritada!

El pompis de tu bebé padece de mucho todos los días, teniendo como resultado irritación, rojez y sarpullido. En otras palabras, dermatitis de pañal.

El pompis de tu bebé: un área muy sensible

A pesar de su nombre médico, eritema, que suena alarmante para los padres de familia, la dermatitis de pañal es una condición benigna que afecta a todos los bebés.Hay muchos factores que generan la rojez e irritación:

  • 1El pompis del bebé pasa gran parte del tiempo en un ambiente húmedo. Tambien están en constante contacto con orina y heces. Este fenómeno es más grave cuando el clima es más cálido.
  • 2Los pañales que son demasiado pequeños y que no se cambian con frecuencia también pueden agravar la erupción. Asimismo, cuando el bebé empieza a sentarse - alrededor de los seis meses - aumenta el riesgo de dermatitis de pañal.
  • 3La molestia en los dientes, y las gripes comunes en los niños pueden ir acompañados por irritación en el pompis.
  • 4Una rutina de limpieza con todos los productos adaptados para la frágil piel del bebé

Estadística

10% a 50%

de las consultas a pediatras involucran una dermatitis de pañal

¿Como se debe de tratar la dermatitis de pañal?

Cuando tu bebé tiene dermatitis del pañal, la piel necesita un tratamiento suave y calmante. En general, sólo tarda de 2 a 4 días para que las lesiones desaparezcan, siempre y cuando se siga una rutina con los productos adecuados.

Limpia suavemente el area irritada con un algodón humedecido con  Agua Termal La Roche-Posay. Calmará y purificará la piel de tu bebé. Luego aplica una crema protectora, restauradora de forma circular para suavizar la piel. Es importante dejar las lesiones al aire libre en la medida de lo posible.

¿Cómo prevenir la dermatitis de pañal?

Para prevenir la dermatitis de pañal, adopta estos hábitos escenciales en el día a día:

  • Compra pañales que sean del tamaño adecuado para tu bebé. Cambia frecuentemente el pañal, evitando que se quede en contacto con la orina o heces. Aunque el pañal esté limpio, deben ser cambiado al menos cada 3 horas.
  • Limpia el pompis de tu bebé cada vez que cambies el pañal con un limpiador libre de detergentes como  CICAPLAST B5 or  LIPIKAR Syndet. Evita el uso de jabones, guantes de ducha o esponjas. Es preferible evitar el uso de toallas húmedas, ya que pueden irritar la piel de los pequeños.
  • Seca con cuidado la piel del bebé, incluyendo los pliegues inferiores.
  • ¡No esperes a ver rojeces o sarpullido para actuar: Aplica una crema protectora luego de cada cambio de pañal.
  • Facebook
  • Twitter
  • Pin