La piel más fina, frágil y sensible está expuesta a múltiples formas de agresión todos los días. El frío, el viento, el sol, la contaminación, las tensiones y los radicales libres. Todos debilitan sus defensas, afectan su calidad y aceleran el proceso de envejecimiento. A continuación, encontrarás algunos tips para preservar una piel joven

  • Consejo 1: ¡hidrata, hidrata y vuelve a hidratar!

Anthelios, la óptima protección solar

No nos cansaremos de decirlo: ¡la hidratación es la clave de la belleza! La piel está compuesta por un 70% de agua, y cuando no se le suministra agua, se destruyen células epidérmicas. El paso más importante para hidratar eficazmente la piel es asegurarse de beber lo suficiente. Además, si complementas esto con un hidratante facial como los de la gama Hyalu B5 de La Roche-Posay, tu rostro lucirá lleno de vida, ya que hay uno para cada tipo de piel, desde la seca hasta la mas sensible.

  • Consejo 2: Rocía tu plato con un poco de magia antienvejecimiento

Una piel bella es una piel bien nutrida ¡literalmente! Consume todos los días alimentos ricos en antioxidantes, oligoelementos y ácidos grasos esenciales, es decir, salmón, mariscos, frutos secos, cítricos, hongos, etc.

  • Consejo 3: Adopta rituales diarios

Cuanto más hagas para mantener tu piel joven, mejor. Por la mañana y por la noche, comienza con una limpieza profunda y luego aplica un cuidado específico de día y de noche. No olvides el contorno de ojos y los labios, que necesitan atención especial como la que ofrece la gama Hyalu B5 de La Roche-Posay. Una vez a la semana, regálate un exfoliante y una mascarilla para completar con eficacia tu régimen de belleza. Por último, recuerda proteger tu piel del sol durante todo el año con un protector solar de alto espectro como Anthelios de La Roche-Posay.

  • Consejo 4: Vuelve a poner algo de ejercicio en tu vida
  • Para piel reactiva, intolerante y con tendencia alérgica: La tolerancia a nuestros productos se verifica en las pieles más sensibles: reactivas, con tendencias alérgicas, tendencia acneica, tendencia atópica, dañadas o debilitadas por los tratamientos contra el cáncer.

Las tensiones y el exceso de trabajo causan tensión oxidativa y aceleran el envejecimiento de la piel. Para resolver este problema, aprende a despreocuparte. La actividad física regular te ayudará a relajarte y los ejercicios de respiración y la meditación te ayudarán a mantener la calma, como parte del mejor método antienvejecimiento.

  • Consejo 5: Juega a la bella durmiente

Por la noche, mientras tu cuerpo descansa, tu piel trabaja horas extras. Se acelera la regeneración y reparación celular y se activa tu microcirculación. Esta actividad está en su punto álgido entre las 2 a.m. Y las 4 a.m. Para un sueño verdaderamente reparador, intenta acostarte antes de la medianoche y duerme al menos 8 horas.

Acércate a los expertos de La Roche-Posay y descubre los productos que ayudan a que tu piel luzca hidratada, joven y radiante.